Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CIE’


En la entrada anterior te contaba que en Europa -porque no es sólo en España, cabe aclarar-  existen unas instituciones QUE CONFIEREN A LAS PERSONAS UN TRATO Y UN STATUS QUE ESTÁ POR DEBAJO DE LA DIGNIDAD HUMANA, por el sólo hecho de ser lo que son: EXTRANJEROS.

Amas de casa, trabajadores en el paro, jóvenes, personas mayores -cualquiera puede ser “cazado” en una redada cuando baja a comprar el pan y no volver más a su casa. Una víctima de un delito que vaya a comisaría a poner la denuncia, puede terminar encerrada en uno de estos centros, sin haber cometido delito alguno. No roban, no matan, no delinquen, no trafican, pero los consideran “ilegales”. Confinados en esos centros no pueden aspirar ni siquiera a tener un trato como el que se concede a un condenado por delitos de sangre.

Si eres español y te para la policía por conducir a 180 km/h y alcoholizado, poniendo en peligro la vida de las personas, no irás a la cárcel. Pero si eres extranjero y te caducó tu permiso de trabajo sin poder renovarlo porque te has quedado en el paro, y te paran en una redada mientras llevas a tu hijo a la escuela, terminas en un centro de internamiento.

Puedes creer que exageramos, puedes poner en duda lo que te contamos en la entrada anterior. Pero ahora no lo decimos nosotros, LO DICE UN JUEZ.

EL AUTO JUDICIAL, emitido ayer mismo por el Juez de Vigilancia nº 3 de Valencia, insta a la dirección del CIE de la calle Zapadores, de Valencia, a que se dote el centro de asistencia social, se dignifique la asistencia sanitaria, se garantice la atención jurídica de los internos, en especial la privacidad de la entrevista con su abogado, que se permita la entrada a las organizaciones no gubernamentales que velan por por los derechos de los internos, y que se eliminen las mamparas de la zona de visitas que impiden el contacto entre familiares y presos. El auto es de aplicación inmediata.

Al final de esta líneas tienes el enlace para que puedas consultarlo de su original.

Puedes pensar que el Juez también exagera. Allá tú.

Campaña CIE – Auto Juzgado Vigilancia CIE Zapadores – Valencia – 26 4 2011

Read Full Post »


NOURA llegó a la frontera. Quería traspasar la línea imaginaria que separa España y Marruecos. No pudo, las autoridades de frontera no la dejaron entrar en España.

ANGELS llegó a la frontera. Tampoco pudo traspasar la línea que divide España y Marruecos. Las autoridades no le dieron permiso para ingresar a Marruecos.

NOURA volvió a intentarlo. ¿Porqué no? Después de todo, sólo quería trabajar, y optar a soñar con un futuro mejor. “En España las mujeres tenemos más libertad y somos respetadas. Sólo quiero ganarme la vida y poder soñar, ejercer mi derecho humano de circular y de trabajar.”

ANGELS también volvió a intentarlo. Después de todo, sólo quería trabajar, ejercer su profesión, informar, contar lo que está pasando. “Sólo quiero ganarme la vida y ejercer el derecho humano de informar en libertad.”

NOURA cruzó la frontera esta vez. Pero no podía decir que venía a buscar trabajo a España o la enviarían de vuelta. No es tan grave, pensó, no le hago mal a nadie. No creo que sea delito ocultar esa información.

ANGELS también pudo cruzar la frontera. Decidió entrar por a Marruecos por Mauritania y no decir que era periodista. Dijo que entraba como turista, y se inventó otra profesión, para que no le impidieran entrar. No es tan grave mentir a un funcionario público –pensó- al fin y al cabo, lo que quiero es informar lo que está pasando en El Aaiún. Es grave, muy grave, y hay que informar al mundo.

NOURA pudo entrar a España. ANGELS pudo entrar a Marruecos.

ANGELS, por su parte, fue detenida junto a sus compañeros en el hotel en el que se alojaba cerca de El Aaiún. Los llevaron a comisaría y los funcionarios marroquíes les preguntaron sobre sus actividades e intenciones. Tras constatar que habían mentido al ingresar a Marruecos -ocultando que venían a trabajar y mintiendo sobre su profesión- se inició el procedimiento de expulsión con acusación de haber entrado de forma ilegal.

Un día, NOURA paseaba por Orihuela (Alicante), y la policía la detuvo en plena calle. Su apariencia la delataba como extranjera y posible “sin papeles”, lo que la hacía blanco fácil de las redadas de caza y captura a inmigrantes. Tras constatar que no tenía permiso de residencia, en el acto fue llevada a la comisaría de policía e iniciar su expediente de expulsión.

ANGELS estuvo retenida unas horas en la comisaría de Marruecos y llevada junto a dos compañeros al aeropuerto. Lo cuentan así: “Nos han estado mareando. Al final se han puesto muy nerviosos. Nos han sacado a empujones. Nos han vaciado 3 veces las bolsas e insistían en que si teníamos cámaras. Ahora estamos en el aeropuerto y nos han metido en un cuarto inmundo. Nos negamos a ser expulsados de esta manera. Merecemos un trato mejor. Nos dice la policía que ellos sólo ejecutan órdenes. Nosotros teníamos al teléfono al cónsul de España en Rabat pero ellos se niegan a hablar con nadie“. “El problema lo hemos tenido con los funcionarios de la comisaría que porque nos han tratado de muy malas maneras. Seguimos en contacto con Trinidad Jiménez y Rubalcaba pero a los funcionarios marroquíes les da igual. El trato ha sido absolutamente vejatorio. Creemos que los ciudadanos de un país amigo de Marruecos no merece un trato así. Aquí informar no es legal”. Angels y sus compañeros contaron también que en la habitación en la que se encuentran recluidos están permanentemente custodiados por policías con sus armas que los acompañan “hasta para ir al baño” y tienen que dormir con la puerta abierta.

NOURA, también pasó una noche entera en la comisaría. Esa noche un policía abusó sexualmente de ella en el calabozo. Al día siguiente fue puesta a disposición judicial para decidir sobre su internamiento en el CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) de Valencia, mientras se tramitaba su orden de devolución a Marruecos. Noura denunció los abusos sexuales y se abrió un procedimiento penal para investigar el presunto delito de abusos sexuales cometido por un policía en el ejercicio de sus funciones. La denuncia por abusos sexuales no detuvo el proceso de expulsión de Noura, que pasó más de cuarenta días de cautiverio en el CIE de Zapadores sin apenas salir a ver la luz del sol hasta que fue expulsada a Marruecos. En esos centros, según el informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado: “Los internos no disponen de una muda, permanecen días con la misma ropa interior, sin sábanas, con mantas ignífugas que producen lesiones cutáneas, hacen sus necesidades en botellas al no poder salir al baño 9 horas durante la noche, hacinados en espacios húmedos y sin luz. Testimonios verificados permiten afirmar como convicción firme que han existido actos calificables de tortura a internos.”

La expulsión de ANGELS se perpetró el 12 de noviembre junto a la de sus compañeros, a pesar de las gestiones diplomáticas al más alto nivel. Ni a nivel consular ni a nivel cancillería los esfuerzos dieron resultado para evitar su expulsión y –muy probablemente- la prohibición de ingreso a Marruecos por –al menos- muchos años.

La expulsión de NOURA se perpetró a pesar de la exigencia de que permaneciera en España para poder comparecer como víctima en el juicio, exigencia que manifestaron tanto su abogado como el fiscal, además del Consulado de Marruecos en Valencia (que protestó ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Secretaría de Estado de Seguridad) y la Campaña por el Cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros, que transmitió la queja al Defensor del Pueblo. La propia fiscalía vio indicios serios que hacían creíble la denuncia de Noura (y no un mero intento de evitar la expulsión). La medianoche del 12 de julio Noura fue llevada en furgón policial desde el CIE de Valencia al aeropuerto de Barajas, donde la subieron la madrugada del martes a un avión hacia Málaga. En el CIE de Málaga la concentraron con más víctimas de expulsión y en otro furgón policial se la llevaron al puerto de Algeciras. Partió custodiada en un ferry hacia Ceuta y finalmente fue abandonada en la frontera mientras su familia la esperaba en Casablanca, con la angustia de no haber tenido información de su paradero durante más de 24 horas. El proceso de expulsión se aceleró, se consumó y con ello la imposibilidad de realizar una investigación y un juicio en condiciones, ya que se queda sin víctima ni testigo, dejando así con toda probabilidad impune al presunto agresor.

De la expulsión de ANGELS, reconocida periodista de Cadena Ser intentando ejercer del derecho a la información, dieron cuenta todos los medios de comunicación españoles y latinoamericanos. La opinión pública se solidarizó con ella. Y así tiene que ser. Qué menos.

De la expulsión de NOURA, una mujer intentando ejercer y defender sus derechos más elementales y su dignidad, los medios de comunicación masivos –salvo alguna excepción- no informaron. Sólo nos enteramos aquellos que ya estábamos sensibilizados con el tema, aquellos que ya sabíamos de antes que en España en el año 2010 existen cárceles para personas que no han cometido ningún delito (ni se les acusa de ellos), para amas de casa, trabajadores, etc., encerrados por el sólo hecho de ser extranjeros en unos depósitos de personas que son un agujero negro del Estado de Derecho, una negación de los Derechos Humanos.

Si te has indignado por el caso de Angels, si te ha parecido bien que los medios de comunicación lo difundan, si crees que Marruecos debía haberle dado un trato digno y permitido ejercer su derecho a informar, TE PEDIMOS QUE SIENTAS LO MISMO POR NOURA y por todos aquellos que en este momento se encuentran en algún CIE de España, privados de su libertad por el sólo hecho de ser lo que son –personas migrantes- sin haber cometido delito alguno, a la espera de su deportación.

Read Full Post »